Paula Cornejo

Coordinación BroMad

En su primer viaje a Latinoamérica descubrió que su comida favorita eran los macarrones de avión. Y desde ahí, todo fue a mejor. Añadió a su vocabulario palabras fundamentales para cualquier ciudadana del mundo como fome, alusina o guachiturro, mientras empezaba a comprender lo que era ser periodista.

Al comprenderlo lo dejó y pasó a dedicarse a la comunicación, donde conoció lo que algunos llaman “el lado oscuro”, y lo disfrutó. A la par, quiso crear un nuevo género musical llamado flametón, pero llegaron los nuevos traperos y se lo robaron (de nada, Rosalía).

Desde 2016 dejó de considerar la bondad de la gente como una cualidad y empezó a verla como un básico. También es de Murcia, pero no se le nota.