GRAN VÍA 27 SE CONVIERTE EN NUESTRA NUEVA CASA

La historia de Brother en Madrid nace hace cinco años en un coworking. Una prueba para traer a la capital la escuela creativa que ya se había convertido en un éxito en ciudades como Buenos Aires, Lima, Montevideo o Barcelona.

La prueba salió increíble y en un segundo paso Brother llegó al Barrio de las Letras, en concreto al número 48 de la calle de las Huertas. Y luego de una gran puesta a punto, el famoso Teatro de las Pulgas se convirtió en la primera sede física de la escuela en Madrid.

De esta forma, durante los últimos cuatro años esta sede ha acogido a muchas generaciones de Brodis: copys, artes, estrategas, creadores de contenido y muchos tipos de doers que ahora trabajan en las mejores agencias y empresas de España.

En la casa de la calle Huertas además hemos vivido Open Days apoteósicos, Push the Powers llenos de emoción (y también de muchas lágrimas), visitas de grandes directores creativos y artistas, bodas, karaokes publicitarios, un confinamiento, muchos amores (laborales y de los otros) y amistades de las que duran toda una vida.

“Nuestra primera sede en Madrid nos permitió crecer desde un sitio muy personal, con una magia particular como toda casa que alberga a una escuela Brother. Lugares que no son solo sitios, edificaciones que tienen algo más allá. En este caso, la locación perteneció a “Chalito”, una famosa empresaria del espectáculo en un barrio de las letras muy diferente al de hoy en día. Y en medio de aquella calle Huertas de tierra y bares con fachadas de color rojo, es que se erguía la casa que nos alojó y que en sí misma, supo contener historias de todo tipo que hoy se han convertido en leyendas», comenta Mauro Suárez, Director Global de Brother».

UN GRAN CAMBIO: DE HUERTAS A GRAN VÍA

Pero como los cambios siempre traen cosas buenas, después de este tiempo (muy feliz)… nos hemos mudamos!! Ha llegado el momento de dar el siguiente paso en la historia de Brother Madrid. Y ha sido uno bien grande. Grandísimo🚀

Este cambio nos ha traído a Casa Matesanz, el edificio ubicado en el número 27 de la calle Gran Vía diseñado por el arquitecto Antonio Palacios. Un emblema de la arquitectura madrileña en pie desde 1923 y que acoge a grandes empresas de la industria creativa, entre las que ahora se cuenta a Brother.

Amplios ventanales, unas vistas que te dejan con la boca abierta, zonas comunes de trabajo (y diversión) dotadas de una luz increíble y mucho más espacio para aprender de los mejores profesionales; son solo algunos de los cambios que ha traído este traslado. Una sede preparada para que cada alumno que llegue a Brother se sienta en casa desde el primer minuto.

“Desde Gran Vía 27, Brother se dispone a crecer para toda Europa, contando cómo siempre con sus sedes aliadas de Barcelona y Valencia en primera línea de avanzada. Gracias a todas y todos los Brodis que pese a todo nunca se han rendido. Es hora de disfrutar».