marzo 19, 2017

HIJA DE PUTA! #MindYourWord

Esta noticia fue escrita por la protagonista de una iniciativa, que desde Singapur, ha dado la vuelta al mundo. Daniela Varela, ex alumna de Brother Montevideo nos cuenta:

La primera clase de Brother me la acuerdo como si fuera ayer. ( Y ya pasaron casi 6 años). Todos expectantes, sin saber bien a qué nos habíamos metido. También recuerdo que nos compartieron un video de en un festival de EEUU.

No había música, solo gente sentada en el piso. Y un hombre arrancó a bailar. Cero coordinación. De la nada. Porqué sí. 

Y lo miraron raro. Varios minutos del video pasan antes que otro más se paré al lado de él a mover las caderas. 

Y después otro grupo. Y otro más… Y otro más…

La locura se contagia: las buenas ideas también. 

Este es el poder de la comunicación. Y este es el poder que todos nosotros aprendimos a construir. 

Con dos amigas nos dimos cuenta de lo que era un insight en potencia: no importa que idioma hables, ni de dónde vengas, siempre que insultamos, lo hacemos relacionando a una mujer o a su sexo.  Si queremos descalificar a un hombre, lo tildamos de gay o marica o afeminado., y cuando queremos descalificar a una mujer, la tratamos de fácil , también las madres, hermanas e hijas son el target más común a la hora de herir al otro, transformándolas en objetos y no sujetos.

Es por todo esto que tuvimos la idea de exponer esta realidad y lo hicimos a través de su mínima y más potente expresión: Insultando. Que dicho sea de paso, también son las primeras palabras que se aprenden al entrar en contacto con un idioma nuevo. Por lo que decidimos hacer un tutorial de insultos al rededor del mundo.  A pesar de que trabajamos en la misma agencia, era difícil conseguir un cliente que bancara este tono, que se sumara a la causa, y que además pudiéramos lograrlo antes del Día de la Mujer, fecha ideal de lanzamiento.

Empezamos con muchos no, igual que las miradas hacia el pobre hombre de aquel video del primer día de clase de Brother. Hasta que de tanto pelear el no, empezamos a conseguir pequeños si.  Se sumaron 12 mujeres de nacionalidades diferentes, las que apostaron por el video -a pesar de la cultura de algunas de ellas, donde decir malas palabras significa una gran ofensa.-  Los contactos querían colaborar. Las productoras nos ayudaron desinteresadamente. Se nos ocurrió hacer una web, en donde la gente pueda plasmar sus insultos y ayudarnos a corroborar la idea http://mindyourword.sg/ Amigos de amigos, que comparten la misma locura, terminaron haciéndola gratis. Y el 7 de marzo estábamos con todo pronto para subirnos a la ola del Día Internacional de la Mujer. 

Esperamos que esta locura por las buenas ideas y proyectos se siga contagiando.